Líneas de Vivencia

LINEAS DE VIVENCIA:

Se fundamentan en el potencial humano, que se originan de cada una de las protovivencias, vivencias o manifestaciones más tempranas de un ser humano. Investigaciones realizadas sobre las vivencias han determinado una estrecha correspondencia entre la expresión de las potencialidades genéticas y las principales aspiraciones humanas.

Rolando Toro, creador del sistema Biodanza, ha condensado la actividad humana en cinco líneas:

  • Vitalidad: salud, ímpetu vital. Surge de la libertad de movimiento a partir de las funciones de actividad y reposo o descanso, excitación, juego y calma. Funciones destinadas a mantener la homeostasis y comprende los instintos de conservación como hambre, sed o respuestas de lucha y fuga. En Biodanza es posible medir la vitalidad a partir de elementos como: resistencia al esfuerzo, movimientos vitales, estabilidad neurovegetativa, potencia de los instintos, buen estado nutricional y también diversas características externas como:

facilidad para reír, agilidad de movimientos, expresión de la voz, intensidad en la mirada, armonía, entre otros.

  • Sexualidad: placer sexual, reproducción. Se relaciona con el contacto epidérmico y de las primeras sensaciones de placer que producen las caricias y más demostraciones afectivas que un bebé recibe de su madre en sus primeros años de vida. La distorsión de la cultura nos ha hecho perder la capacidad de percibir los mensajes que el cuerpo envía a la mente, es así que cuando estamos cansados no reposamos, tenemos hambre o sed no satisfacemos estas necesidades básicas. La preparación para sentir placer debe empezar por sentir los placeres cotidianos como disfrutar de una comida, un mensaje relajante, caminar sobre la hierba o disfrutar de la playa.
  • Creatividad: innovación, construcción, fantasía. Se desarrolla a partir de la capacidad exploratoria y curiosidad de un niño, y de aquellas experiencias de malestar o bienestar que provocan los cambios en el entorno, el lenguaje e impulsos lúdicos. La actividad creadora es el desarrollo natural de una función biológica.
  • Afectividad: amor, amistad, altruismo. Está vinculada a la nutrición y continente afectivo, protección y cuidado que un niño recibe en sus primeros tiempos de vida. A través de la afectividad nos identificamos con otras personas, podemos amarlas y protegerlas o también rechazarlas y agredirlas. En Biodanza se entiende por afectividad un estado de afinidad profunda hacia los otros seres humanos, la sola presencia de otra persona provoca manifestaciones en el tono muscular y a nivel neurofisiológico, aunque es un fenómeno inconsciente.
  • Trascendencia: Vinculo con la naturaleza, sentimiento de pertenencia al universo, estados de expansión de conciencia. Se desarrolla desde las experiencias de éxtasis y armonía con el entorno y es el resultado de las cuatro líneas anteriores. En biodanza se refiere a la superación de la fuerza del propio yo y a la posibilidad de ir más allá de la auto percepción para identificarse con la unidad de la naturaleza y la esencia de las personas.

Extraído de:        Toro, Rolando, Biodanza, Índigo/Cuarto Propio, Chile, 2007

García, Carlos, Biodanza: el arte de danzar la vida. La vivencia como terapia, Ediciones Pausa, Buenos Aires, 2008